15.7 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
spot_img

Luis Miguel pone en su primer concierto al Santiago Bernabéu a delirar y corear sus canciones

Fecha:

Este domingo el mexicano tendrá una segunda presentación

En una noche más que mágica en el Estadio Santiago Bernabéu, más de 45 mil personas se congregaron para presenciar el regreso de una leyenda. Luis Miguel, el icónico “Sol de México”, hizo su esperado retorno a España después de seis años de ausencia, enmarcando así una gira que ha cautivado a todo un país.

El ambiente vibraba con anticipación mientras el reloj marcaba las diez de la noche. Con un traje negro impecable, camisa blanca y corbata oscura, como si se tratare de Cristiano Ronaldo en lo deportivo, Luis Miguel emergió espectacularmente sobre una plataforma central, recibiendo una ovación unánime que resonó en cada rincón del estadio. Los primeros acordes de “Será que no me amas” de los Jacksons llenaron el aire, iniciando un viaje musical que transportaría a todos los presentes a través de décadas de éxitos y emociones.

Acompañado por una orquesta magistral y tres coristas, Luis Miguel desplegó su talento inigualable, alternando entre boleros clásicos que hicieron suspirar a los corazones presentes y canciones bailables que hicieron vibrar a la multitud. Temas como “Por debajo de la mesa” de Armando Manzanero y “La Bikina” resonaron con una intensidad que solo el “Sol” sabe evocar, llenando el estadio de emociones palpables y recuerdos compartidos entre generaciones.

El concierto alcanzó su clímax con un homenaje especial a México, donde el escenario se transformó en un festín visual y auditivo de mariachis, bailarines y la icónica música ranchera. Clásicos como “La media vuelta” y “La incondicional” resonaron profundamente, mientras las serpentinas en los colores de la bandera mexicana caían sobre la audiencia, creando un espectáculo digno de ser recordado.

La noche culminó con un torbellino de canciones bailables que hicieron que todos se levantaran de sus asientos, desde “Ahora te puedes marchar” hasta “Cuando calienta el sol”, mientras pelotas gigantes se lanzaban entre la multitud en un gesto de celebración y alegría compartida. A pesar de los clamores por un bis, Luis Miguel cerró su actuación con una sonrisa y gestos de cariño hacia su público, dejando en todos la certeza de haber sido testigos de una noche verdaderamente inolvidable.

Así, entre luces brillantes y melodías eternas, Luis Miguel demostró una vez más por qué es una leyenda viviente, haciendo historia en el corazón de Madrid y llevando a sus seguidores en un viaje emocional que perdurará en sus recuerdos por muchos años más. Este domingo “El Sol” tendrá un segundo concierto.

spot_img

RECIENTES