21 C
Mexico City
sábado, mayo 25, 2024

CISS llama a tomar medidas ante riesgos laborales y profesionales por el cambio climático

Fecha:

 

  • El estrés térmico incrementa los riesgos para la salud debido a la degradación física y emocional que produce

 

 

 

 

 

 

 

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social llamó a tomar medidas para proteger a las y los trabajadores contra los impactos del calentamiento global, ya que la salud física y emocional de las personas trabajadoras se pone en riesgo por la intensificación de estrés térmico que implican las altas temperaturas en el ambiente.

El incremento de las temperaturas en el ambiente genera un aumento en el estrés térmico (ETer), el cual ha sido definido por la UNIR como el malestar que se origina en la acumulación o excesiva pérdida de calor o por esfuerzos intensos. El ETer incrementa los riesgos para la salud debido a la degradación física y emocional que produce. Algunos síntomas de este tipo de estrés, según el CDC, son la alta temperatura corporal, la desorientación, la pérdida de la coordinación, piel caliente, seca o mucho sudor, el dolor de cabeza palpitante o las convulsiones.

Según datos de la OIT, la productividad laboral disminuye cuando la temperatura supera los 24 a 26 °C. Al alcanzar los 33 o 34 °C, con una intensidad de trabajo moderada, los trabajadores pierden un 50 por ciento de su capacidad, explica el organismo. Problema que se agudiza cuando no se cuenta con el equipamiento, herramientas o acondicionamientos físicos adecuados.

Según la OIT aquellos vectores que transmiten enfermedades como el dengue, el paludismo o la enfermedad de Chagas hoy en día han aprovechado este incremento en la temperatura como una forma para expandirse a regiones donde antes no podían y aumentar la carga de la enfermedad en aquellas donde ya estaban.

La prevención de riesgos en el trabajo debe considerar los efectos de trabajar a expuesto a altas temperaturas así como los factores que incrementan el riesgo de dichos impactos como el trabajo al aire libre, el acondicionamiento de los espacios cerrados y el estado general de salud de las personas trabajadoras. Los trabajadores agrícolas, del sector de la construcción, de seguridad, del turismo, de la recolección de basuras, de transporte o de trabajos de reparación son algunos de los más afectados.

Se deben considerar que aquellas personas que trabajan bajo techo, que no tienen el acondicionamiento del espacio laboral adecuado debido al hacinamiento, que carecen de ventilación o el acceso mínimo a líquidos para su hidratación. La UNIR destaca que los riesgos se incrementan para personas de edad avanzada, que padecen deficiencias cardiovasculares o deficiente condición física, además el riesgo aumenta para personas que deben tomar ciertos medicamentos o que abusan del consumo de bebidas alcohólica.

La CISS indicó que el impacto del estrés térmico es mayor cuando no se cuentan con políticas de detección, prevención y atención, de situaciones que ponen en riesgo la integridad física de las personas trabajadoras. Se requiere un enfoque de prevención de riesgos en el trabajo que ponga en el centro la protección de la integridad física de las personas.

Por ello, la Conferencia Interamericana de Seguridad Social llamó a tomar medidas para proteger a las y los trabajadores contra los impactos de calentamiento global e invita a una reflexión colectiva sobre este y otros riesgos laborales durante el I Congreso Internacional de seguridad y salud en los lugares de trabajo. Evento presencial que tendrá lugar los días 7 y 8 de mayo de 2024.

spot_img

RECIENTES